FABRICADO A MANO EN TAIWAN

CREANDO BICICLETAS DESDE 1972

Llevamos en el negocio de la fabricación de bicicletas más de 45 años y, aunque muchas cosas han cambiado con el tiempo, todavía fabricamos nuestras bicicletas a mano. La intención de nuestro fundador, Ike Tseng, era mejorar la reputación y la calidad de las bicicletas "Made in Taiwan", y ese sigue siendo el objetivo principal para nosotros hoy.

La "creación" de una nueva bicicleta comienza con nuestro equipo altamente cualificado de I + D, que se basa en el corazón tecnológico de Alemania, donde nuevas ideas, conceptos y tendencias se ponen en el esquema de una nueva bicicleta. A partir de ahí, pasa por innumerables etapas de dibujo, modelado y medición antes de que los primeros prototipos sean construidos y soldados a mano en nuestra fábrica en Taiwán. Estos prototipos pasan por muchas etapas de pruebas y refinamiento hasta alcanzar el objetivo final. Paralelo a este proceso, tenemos a nuestro equipo de gráfica y color trabajando incansablemente para darle a la bicicleta el aspecto perfecto. Nuestro equipo de I + D es una mezcla colorida de un conjuntos de habilidades y ciclistas que reúnen experiencias, ideas y tendencias de todos los aspectos del ciclismo.

Pero las ideas de nuestro equipo de I + D no llegarían muy lejos si no tuvieran el brazo experimentado de nuestra sede de Taiwán en Yuanlin de su lado, que convierten los prototipos, ideas y conceptos en productos reales, bicicletas reales. Con más de 45 años de experiencia, ésta combinación entre Alemania y Taiwán es la configuración ideal de diseño y poder de producción, lo que se demuestra en gran medida en la calidad e innovación de nuestros productos.

Cuidar todos estos pasos es una estricta tarea de prueba antes de que cualquier producto llegue a la línea de producción. Nuestras instalaciones de test internas con sede en Alemania llevan nuestras bicicletas más allá de los requisitos de la industria, y una larga lista de laboratorios de test externos nos respaldan aún más para garantizar que nuestros productos resistan incluso el sendero más exigente, la subida más empinada y la más pesada carga, o la agotadora tarea diaria. Una vez en producción, los estándares de control de calidad más exigentes y la participación constante de los ingenieros de producción y nuestro equipo de I + D garantizan que nuestros productos puedan llevar con orgullo la etiqueta de calidad "Hecho a mano en Taiwán".

El amor indiscutible por todo lo relacionado con la bicicleta y el deseo constante de fabricar bicicletas cada vez mejores impulsan a nuestro equipo en nuestro centro de I + D en Alemania, así como en nuestra fábrica en Taiwán. Cada parte de esta cadena se enorgullece enormemente de nuestro producto, desde el CEO, pasando por nuestros equipos de I + D e ingenieros hasta el soldador y el miembro del equipo de ensamblaje que da los toques finales a cada bicicleta, antes de que se distribuya a uno de nuestros muchos ditribuidores.